TE PROPONGO BRILLAR

Vueltas y vueltas al tema emocional: si ya tengo todo o que quiero y busco, ¿cómo puede ser que no termine de encontrarme a gusto conmigo mismo? Quizá me equivoque, pero creo que es un aspecto que tiene una mayor incidencia en las mujeres.

Ya no se trata únicamente de una cuestión de estética, si no que, al final, el cómo nos vemos se refleja también en lo que transmitimos a los demás. Si tú te aceptas en el plano intelectual, pero te sientes insegura en el plano físico, eso, de alguna manera, se deja entrever cuando vas a vender tu proyecto, a presentarlo, y quieres demostrar que es algo que merece la pena.

Herramientas, muchas, pero ¿sabemos usarlas? Ana es un ejemplo de que existen y a ella le han funcionado. Una nueva entrega de #historiasqueinspiran porque, con su ejemplo, podemos ver que es más fácil y accesible a todos. Si te sientes más seguro, sabrás convencer mejor.

TE PRESENTO A: MARIANLOVESSHOES

Yo la seguía desde hacía tiempo, fascinada por esas pequeñas obras de arte que veía en su galería de Instagram. Coincidimos en una cena de Cenas Adivina, y ahí me cautivó con su sencillez, su simpatía y su timidez. Le propuse compartir un café con nosotros, y la Respuesta inmediata fue ¡Si!. Y ahí me ganó al 200%.
Hola, soy Marián, y cuento historias en zapatos.

También me gusta definirme como “la chica de los zapatos” porque realmente creo que es así. Los zapatos siempre han sido importantes en mi vida. No me refiero a tener el armario a lo Carrie Bradshaw, en realidad tenía y sigo teniendo los zapatos contados. Especiales, pero contados. Me refiero al concepto del zapato en sí… Todavía guardo mis botas ortopédicas y mis primeros tacones de 16 años, unas sandalias blancas preciosas que me chancleteaban a lo grande pero que me hacían feliz.