DESCONECTAR CUANDO EMPRENDES

Empiezan las vacaciones escolares y eso, en sí mismo, supone un importante cambio de chip para aquellos que trabajamos en casa. Incluso para los que lo hacen fuera, porque además del día a día, tenemos mil cosas más en la cabeza que nos hacen estar atendiendo mil frentes a la vez.

Pero lo cierto es que las vacaciones no son únicamente la época del año en la que nos vamos a otro sitio a pegarnos unos bañitos. Son etapas necesarias, de desconexión y descongestión, en las que recargamos pilas y tomamos distancia, pensamos y diseñamos nuevas estrategias, descubrimos nuevos productos o tenemos ideas fantásticas que nos hacen desechar algunas antiguas.