TE PRESENTO A: MAMAS POR EL MUNDO

Para mí, el hecho de marcharme a vivir en familia al extranjero es una oportunidad. Yo ya he sido expatriada antes, pero nunca en familia. Sé que no todo es de color de rosa mientras estás fuera, y la vuelta tampoco es algo fácil. Pero eso lo sé ahora…me habría gustado saberlo antes de irme la primera vez. Porque hay momentos en los que llegas a fingir contigo mismo, intentando convencerte de que todo es fenomenal, cuando no es así. Y no pasa nada. Hay días buenos y días malos.

Y para ayudarnos a entender mejor todo este fenómeno, y aportar una visión mayor que nos permita no sentirnos solas cuando estamos lejos, hay proyectos como este que están a golpe de clik.

ZONA GEOGRÁFICA: todo el mundo.

SECTOR: asesoría para expatriadas.

¿QUIÉN ES MAMAS POR EL MUNDO?

TE PROPONGO BRILLAR

Vueltas y vueltas al tema emocional: si ya tengo todo o que quiero y busco, ¿cómo puede ser que no termine de encontrarme a gusto conmigo mismo? Quizá me equivoque, pero creo que es un aspecto que tiene una mayor incidencia en las mujeres.

Ya no se trata únicamente de una cuestión de estética, si no que, al final, el cómo nos vemos se refleja también en lo que transmitimos a los demás. Si tú te aceptas en el plano intelectual, pero te sientes insegura en el plano físico, eso, de alguna manera, se deja entrever cuando vas a vender tu proyecto, a presentarlo, y quieres demostrar que es algo que merece la pena.

Herramientas, muchas, pero ¿sabemos usarlas? Ana es un ejemplo de que existen y a ella le han funcionado. Una nueva entrega de #historiasqueinspiran porque, con su ejemplo, podemos ver que es más fácil y accesible a todos. Si te sientes más seguro, sabrás convencer mejor.

TENER UN HIJO, PLANTAR UN ÁRBOL Y ESCRIBIR UN POST VIRAL: NOELIA LÓPEZ-CHEDA

Muchos pasamos por momentos en que nos creemos gafados, nada sale bien. Y casi envidiamos a aquellos a los que la fortuna sonríe, como si fuese simple resultado del azar.

Es cierto que hay cosas inexplicables, una especie de lotería que toca a unos y no a otros. Pero lo que resulta ser sólo suerte es algo efímero, algo no perdurable, que viene, sí, pero también se va. Más que suerte, lo que yo creo que hay son empujones: cuando hay esfuerzo y trabajo de calidad, un empujón hace que todo lo hecho con anterioridad brille. Y ese brillo es el que todos deseamos, que se reconozca nuestro trabajo y se aprecie aquello que intentamos hacer. Que podamos cumplir nuestro sueño.

Una de estas historias de sueños, suertes, empujones y mucho trabajo detrás, es la de Noelia López-Cheda. A mí me inspira ella en su blog, pero es que la conoces en persona y es todavía mucho más. desprende energía. Espero que a vosotros también os inspire como a mí.